Reconocimiento a Puki, Joaquín Anocibar.

  • Fotografía de Joaquín Anocibar, Puki

Puki, Joaquín Anocibar, el eterno portero del Águilas

Joaquín Anocibar, el Ryan Giggs de las Águilas o como cariñosamente lo conocemos todos los que hemos tenido la oportunidad de compartir vestuario con él, Puki, había decidido dar un pasito a un lado y “colgar los guantes”. ¡Después de 29 años! siempre jugando en su equipo de siempre, decidía que era buen momento para dejar de estar en activo (siempre seguirá ligado al Águilas).

Se cerraba el Torneo Fin de Temporada de la Escuela Municipal de Futbol Águilas de Moratalaz. Se jugaba ese último partido de la temporada entre amigos. Un partido que cerraba nuestro Torneo de Fin de Temporada, pero esta vez, todo el mundo quería estar cerca de Joaquín.

Imagen de grupo con Puki en el Partido de Reconocimiento

Eran las 11:30 am de una mañana muy calurosa para ser primavera, pero había más gente de lo habitual en el campo de futbol del Polideportivo de Moratalaz. Afortunados por conocerlo, por acompañarlo en esa mañana, daba igual dentro que fuera, hasta el equipo contrario (A.J.D.C. La Mancha), con una cantidad importante de ex-jugadores del Águilas, parecía con ganas de sumarse a la fiesta.

El partido, que debía de ser un trámite, pronto se volcó del lado del Águilas de Moratalaz, pero ¡cómo no!, de nuevo, el “Señor” Puki, dio su “penúltima” exhibición de cómo darlo todo y ser exigente hasta el final. Tres o cuatro intervenciones (mano a mano con los delanteros de La Mancha”), mostraron que se retira “porque quiere” y no por falta de calidad para seguir jugando.

Fotografía de Puki en la portería

El partido acabó en su primera parte 3-0 a favor del Águilas y hasta en los goleadores, había un poco de nostalgia, dos veteranos todavía en activo (Royu y Mario), le brindaban a su portero, esa victoria de un partido que aunque fuese amistoso, él siempre peleaba.

La segunda parte, con muchos cambios y con ganas de gustar el equipo contrario, se equilibró mucho más y el dominio cayó del lado visitante. Puki, seguía sin ganas de ceder, y su portería se iba a quedar a cero. Fue entonces, sobre el minuto treinta de la segunda parte, cuando se paró el juego y había que aplaudir a nuestro ¡PORTERO!.

Espontáneamente, todo el mundo lo rodeó, y lo abrazó y casi amagó el encuentro con acabarse definitivamente. Joaquín visiblemente emocionado aplaudía y trataba de dar las gracias, pero entre unos y otros parecía que no iba a poder abandonar el campo.

Hubo que esforzarse en continuar el partido, para que también La Mancha se sumase a la fiesta y marcase un gol merecido (3-1). Fue entonces cuando el árbitro consideró que era tiempo para acabar el partido y seguir la celebración.

De nuevo Puki, regresaba al centro del campo. Había que saborear ese momento, con placas, con aplausos, con abrazos, con manteos y sobre todo con un emocionado Joaquín, que a su mejor estilo (“esas charlas suyas en el vestuario cuando más tensión había”), dió las gracias con un breve discurso. Fue cuando con la voz entrecortada consiguió emocionarnos a todos. Estaban sus compañeros (unas cuantas generaciones donde se mezclan padres e hijos), su hermano José, su compañera de viaje “Elenita” y el resto de familia aguilucha que no quería perderse el momento.

Joaquín Anocibar (Puki), portero, amante de este deporte, Aguilucho hasta la médula, nuestro Ryan Giggs, … y sobre todo amigo de sus amigos, se despedía de donde más le gustaba estar. Sabemos que vas a seguir en el Águilas y aquí te esperan todos a la vuelta del verano.

Gracias Puki, por todos los momentos en entrenamientos, vestuarios, tercer tiempo, por las muchas frases que son tuyas y que no tenemos licencia para escribir aquí…, por todo y por todos, en nombre de la familia aguilucha, ¡gracias calvo!

Os dejamos un enlace a una entrevista que  Elgoldemadriz le hizo a Puki hace unos años

¡¡¡Aupa Aguiluchos!!!